Dieta para bajar de peso

dieta

Debemos incorporar suficiente agua en nuestra dieta para bajar de peso

La razón más común que la gente cita para iniciar una dieta es bajar de peso.

A muchos nos gusta pensar que estaría dispuesta a iniciar una dieta con la intención de ganar salud, lo cierto es que la mayoría hacen una dieta por razones estéticas.

Esto, sin embargo, es una razón perfectamente aceptable y plausible para hacer los cambios de estilo de vida que necesarios para que nuestra dieta produzca los resultados esperados.

De hecho, aunque en realidad es algo paradójico, la estética podría llegar a ser un motivador mucho más grande que muchas de otras razones que comúnmente se citan a la hora de iniciar una dieta.

El hambre y la dieta

Al hacer una dieta para bajar de peso una de las quejas más comunes es la constante sensación de hambre. Con el fin de ayudar a combatir esto, podemos incorporar algunas de las siguientes estrategias en nuestra dieta.

En primer lugar, comer más alimentos ricos en fibra.

Los granos enteros, las manzanas, las peras y las habas son una gran fuente de fibra, al igual que muchos de los cereales para el desayuno.

Si bien el consumo elevado de fibra en nuestra dieta puede tener desagradables efectos como los gases, estos tienden a desaparecer en cuanto las bacterias de nuestro estómago se acostumbren al aumento de la fibra en nuestra alimentación.

Para asegurarnos de que la ingesta de fibra sea adecuada se recomienda obtenerla de una gran variedad de alimentos, lo que lograremos fácilmente incorporando a nuestra dieta más frutas, verduras, frutos secos, cereales integrales…

Beber abundante agua es otro método para sentirse más lleno y en consecuencia sentir menos agua durante nuestra dieta.

El agua realiza muchas funciones vitales dentro de nuestro organismo y es fundamental a la hora de transportar los nutrientes que ingerimos en nuestra dieta allí a donde se necesitan.

Además, el agua ayuda a regular el metabolismo, lo cual es muy importante para nuestra dieta y el proceso de pérdida de peso.

Otras funciones que tiene el agua son la de ayudar a la piel a mantener su elasticidad y minimizar las arrugas y así tener un aspecto más joven.

Aprenda a controlar sus porciones. Vivimos en un mundo donde las porciones son demasiado grandes, y el adjetivo super acompaña al tamaño de nuestros alimentos tan a menudo que ya no sabemos lo que una porción adecuada.

Las comidas encomer sano en los restaurantes" href="http://dietaeliminargrasa.com/algunos-consejos-para-comer-sano-en-los-restaurantes/"> los restaurantes son a menudo más que suficiente para por lo menos hacer dos comidas completas y eso sin contar las ensalada, sopas, aperitivos, postres que vamos a pedir a parte de nuestro plato principal.

Aprender a identificar correctamente la cantidad de alimentos que realmente necesitamos para asegurar una buena alimentación nos puede ayudar a reducir drásticamente la ingesta de calorías que consumimos habitualmente.

También nos puede ayudar a consumir raciones extra de alimentos bajos en calorías como la lechuga y otras verduras en lugar de tomar esas grandes porciones de almidones ricos en calorías o los alimentos fritos.

No hacer cambios drásticos. Hay límites a lo que el cuerpo y la mente puede manejar. Cuando en nuestra dieta, un cambio drástico para nuestro cuerpos es por ejemplo reducir demasiado la ingesta calórica.

Esto además de hacer que nuestra dieta no funcione puede dar lugar a riesgos para la salud a lo largo del camino.

Debemos empezar a recortar el consumo de calorías poco a poco, de forma gradual, e ir incorporando cambios a medida que avanzamos en lugar de ir con una actitud de todo o nada.

No olvidar añadir actividad física a nuestra dieta
Con el fin de obtener los mejores resultados tenemos que asegurarnos de incorporar algo de actividad física adicional a nuestra dieta.

Cuando hablamos de actividad física queremos decir realizar cualquier tipo de actividad que requiera un consumo de energía extra, que sumada a nuestra dieta nos ayude a eliminar los excesos de peso de una forma sencilla.

Incluso la jardinería cuando se hace sobre una base regular puede ayudar a quemar calorías, cualquier otra actividad como limpiar la casa, o jugar con los niños puede acelerar nuestra pérdida de peso.

Otras actividades que ayudan y son fáciles de incorporar a nuestro estilo de vida es dar un paseo por el parque o ir andando a la hora de ir de compras en vez de coger el coche.

Hacer una dieta para bajar de peso no tiene por qué ser un gran sacrificio de nuestra parte, pero con el fin de tener éxito, será necesario que hagamos un cambio radical en nuestro estilo de vida, sobre todo si tenemos que perder más que unos cuantos kilos de más para mejorar nuestra apariencia.

Además, debido al gran impacto positivo que tiene hacer una para perder peso en nuestra salud, bien vale la pena el esfuerzo necesario y no debe tomarse a la ligera, no importa lo emocionado que estés sobre tu nuevo aspecto.

Como vemos no es tan difícil perder peso, y visto los beneficios que nos aporta, tanto a nuestra salud como a nuestra imagen, bien merecen la pena todos los esfuerzos que nos suponga ponernos a dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *